Escocia no venció a Inglaterra en las Cuatro Naciones, pero se ganaron un gran respeto.

Y, sin embargo, Escocia debe haberse ganado un enorme respeto en Coventry y más allá. Para cualquiera que se encuentre fuera de los tres primeros, jugar en Australia, Inglaterra y Nueva Zelanda en semanas sucesivas es tan agotador como el deporte. Pero los Bravehearts asustaron a Inglaterra lo suficiente como para que el entrenador Steve McCormack sugiriera que cualquiera que cuestione su derecho a estar en las Cuatro Naciones ya no lo haría. Momentos más tarde, Wayne Bennett se refirió a su Inglaterra como “ellos” y no “nosotros” a lo largo de su conferencia de prensa monosilábica. Elliott Whitehead revive a Inglaterra en Cuatro Naciones después de que Escocia asusta. Lea más

Que algunos en el campamento de Escocia frustrado por el marcador final 38-12 lo dice todo. “La puntuación realmente no reflejó el juego”, dijo Matty Russell, anotadora de ese intento sensacionalmente gimnástico. “Estaba apretado.Les dimos un juego realmente bueno y los tuvimos durante unos 30 minutos. No me decepcionó “.

Lachlan Coote lo estaba. “Estoy más sucio que la semana pasada”, dijo el jugador de North Queensland Cowboys, utilizando la lengua vernácula de su natal Nueva Gales del Sur en lugar del Glasgow de su abuela. Con Coote entre tantos artistas sobresalientes con pantalones cortos de tartán el sábado, Escocia, sin el lesionado Peter Wallace, Keith Galloway y Joe Wardle, demostró que es un potencial contendiente de semifinales en la Copa del Mundo el próximo otoño.

“Hace que te preguntes de qué podría ser capaz este grupo si nos juntamos más a menudo”, dijo Russell, quien se ha perdido las últimas dos campañas del Campeonato de Europa debido a lesiones que terminan la temporada. “Hay un vínculo real ahora.Solo pasar el tiempo en el campamento, aprendiendo cómo le gusta jugar a los jugadores como Lachlan Coote, los pases que le gusta elegir. El paquete también se está acercando. Hay signos agradables. Reconozco que en el futuro podemos ser un equipo que podría estar arriba con Inglaterra, Nueva Zelanda y Australia. La única visita anterior de Mariano fue cuando un joven trabajaba en un sitio de construcción de Glaswegian. Mariano, quien finalmente hizo su debut el sábado después de dos años de lesiones, ni siquiera sabía que clasificó para Escocia hasta que intentó jugar para los Estados Unidos en la última Copa del Mundo. El certificado de nacimiento del padre de su madre, un arrastrero estadounidense, reveló que en realidad nació en Saltcoats, no en los Estados Unidos.Sin embargo, está dispuesto a entrar en un brutal combate sin armas con la élite mundial.

Habiendo estado en el campamento la semana pasada (como oficial de medios de comunicación voluntario), puedo confirmar que la mayoría de los Bravehearts sienten una fuerte relación con Escocia. Sheldon Powe-Hobbs, el norte de Queensland con cola de caballo del bien llamado Cairns, visitó a su familia en Glasgow hace dos años. Su padre ha pasado el tiempo entre juegos en este torneo con parientes al norte de la frontera. El centro de San Jorge Euan Aitken, tan elocuente fuera del campo como tenaz en ello, considera que representar a Escocia es “la mejor manera de honrar la memoria” de su difunto abuelo, quien dejó Glasgow para Sydney como un “Ten Pound Pom” en el Esquema de migración de pasaje asistido.

Todos están orgullosos de su herencia escocesa.También lo son las prostitutas de Leigh, Liam Hood, cuya madre es de Greenock, y el joven debutante australiano Tyler Cassel, quien tiene dos abuelos de Stirling, uno de Malta, y apoyo familiar en cada juego. Los nuevos reclutas se unieron a un núcleo comprometido: Ben Kavanagh y Danny Addy han jugado en 13 partidos internacionales consecutivos desde su debut, Danny Brough y Dale Ferguson, ambos jugando en 12 de ellos.

Las palabras clave de Escocia en el campamento son ” Despiadado ”,“ honesto ”y“ familiar ”. Mostraron todo eso el fin de semana pasado. Ahora tienen que hacerlo todo de nuevo contra los Kiwis el viernes por la noche. Clubcall: Swinton Lions

Los fanáticos de Swinton se habrán dado cuenta de algunas caras conocidas que corrían por el Ricoh Arena el sábado.El entrenador en jefe John Duffy y su asistente, el hermano Jay Duffy, están en el cuerpo técnico de Escocia, miembros valiosos del equipo de Steve McCormack. Mientras que John trabaja a tiempo completo con los Leones, Jay se ha tomado un descanso de su trabajo de techado para experimentar las Cuatro Naciones en su totalidad. Ambos han estado derribando el M61 de la base de Preston en Escocia para supervisar el inicio de la pretemporada de Swinton.

Los Leones utilizan el antiguo campo de entrenamiento Platt Lane en Manchester City y han recibido una cálida bienvenida de Sale RFC desde que se mudaron. a Heywood Road. Este es un buen momento en Swinton: celebraron su 150 aniversario al permanecer en el Campeonato contra todo pronóstico y han hecho algunos fichajes de aspecto fuerte. Ahora solo necesitan un nuevo estadio.Aparentemente, las noticias se están difundiendo pronto. Cuota extranjera

Existe la posibilidad de que la Copa del Mundo del próximo año se convierta en el elenco de la NRL dividida en 14 equipos diferentes, especialmente si el órgano rector australiano toma una idea de El escritor de la liga de rugby Steve Mascord. Sugirió recientemente que, si la NRL se adentraba en sus cofres considerables para pagar a todos los estudiantes de primer grado la misma tarifa de aparición en el Test Match, independientemente de la nación que representan, la calidad de las naciones de segundo nivel se dispararía. Así que a Lachlan Coote se le pagaría lo mismo por jugar para Escocia, Rory Kostjasyn para Irlanda, Kevin Naiqama para Fiji y Sam Kasiano para Samoa, como Greg Inglis para Australia.En cambio, James Hasson, propietario de Parramatta, pagó su propio camino a Europa para ayudar a asegurar que Irlanda venciera a España en el camino hacia RLWC2017.

Sin embargo, los clasificados fueron un triunfo para los programas nacionales en Irlanda y Gales. Ambos se clasificaron para la Copa del Mundo al desplegar jugadores desarrollados localmente. Gales se benefició enormemente de los profesionales de tiempo completo Lloyd White, Elliot Kear, Rhys Williams y Gil Dudson, quienes aprendieron la liga en Gales. Irlanda incluyó a jugadores de Ballynahinch Rabbitohs, Dublin City Exiles, Galway Tribesmen y Meath’s Longhorns RL en su equipo, que le dieron 70 puntos a Rusia para sellar su lugar en el torneo. Eso es progreso. Abandono de la línea electoral

Dado que están en su cuarta semana en el campamento, se podría perdonar a los escuadrones de las Cuatro Naciones por volverse un poco Señor de las moscas.De ahí que todos tengan un par de días libres cada semana para desconectar. Los jugadores británicos tienden a irse a casa por la noche, pero los antipodeanos no tienen esa comodidad y tienen que hacer su propio entretenimiento. Los Kiwis han estado viendo la NFL en Twickenham, mientras que varios de los escuadrones de Escocia, que tienen su base en Preston, fueron a ver el North End v Newcastle.

El prop Luke Douglas también pasó un domingo en Liverpool, visitando el Museo de los Beatles, la Caverna, los muelles revitalizados y otras atracciones turísticas. En su camino a casa, decidió llamar a St. Helens, que será su hogar durante los próximos dos años. “Nos bajamos en una estación llamada St Helens Junction. No había nada allí. Estaba desierta. Pensé ‘Oh no, ¿qué he hecho?’ Entramos en un pub y pedimos un número de taxi. Le pedí al taxista que hiciera un recorrido por St. Helens.Dijo: “Te mostraré el estadio y el campo de entrenamiento”. Dije: “¿Cómo sabes que soy un jugador de la liga de rugby?”. Él dijo: “Tú eres Luke Douglas, ¿verdad?” Sabía que había tomado la decisión correcta. Me mostró el terreno, el centro de la ciudad, una casa a la que podría mudarme y me dejó en la estación central principal. ¡Creo que estaré bien después de todo! ”Pánico terminado. Quinto y último

El jurado está a favor de la apelación de las Cuatro Naciones. Una multitud de 5.337 en Hull un viernes por la noche para ver Australia – Escocia era pobre, pero jugar un domingo por la tarde seguramente hubiera sido mejor.La casa llena de 24,000 personas en Huddersfield estaba a la altura de un encuentro entre Inglaterra y Nueva Zelanda y casi tan grande como cualquier público para ver a los Kiwis fuera de Londres desde 1951. Sam Burgess: “La conclusión es que mi corazón no estaba en la unión ‘| Donald McRae Leer más

Los 32,000 asientos del Ricoh Arena estaban dos tercios llenos para el doble encabezado del sábado, pero eso fue un poco decepcionante. Tal vez no debería, dado que los norteños y los sureños tenían pocos incentivos para viajar cuando tenían sus propios accesorios, y era poco probable que los antipodeanos de Londres fueran a un juego nocturno.

Ha habido acusaciones de que La publicidad se ha limitado a los convertidos.Las vallas publicitarias a lo largo de la M62 nos dicen que “los mejores atletas del mundo están llegando” (Isaac Luke y Jonathan Thurston en la salida 32, donde un campo de barro aplanado y cercado se transformará en el nuevo estadio de Castleford para 2019, aparentemente después de otro retraso de un año) y Sam Burgess adorna el desvío de Batley.

Al menos los amantes de la liga de Cumbrians (y escoceses) empacarán el Derwent Park de Workington el viernes por la noche, dejando los dedos cruzados en Red Hall y Media City para una oleada tardía el domingo e Inglaterra alcanzando milagrosamente la final.