¿Crees que Stoke City está luchando ahora? Quieres escuchar sobre su temporada 1984-85.

Los cimientos de las luchas de Stoke City se habían establecido en las temporadas anteriores. Después de dos campañas en la máxima categoría bajo el pragmático Alan, “si quieres entretenimiento ve a ver a un grupo de payasos” Durban, Richie Barker asumió el cargo de gerente y, después de una primera temporada inestable, Stoke disfrutó de una exitosa y emocionante temporada 1982-83 . Pero esto era tan bueno como lo haría con Barker. Un viaje Energybet desafortunado a un curso de entrenamiento en Lilleshall en el verano de 1983 convirtió al jefe de Stoke en el juego de pelota larga. El único problema era que sus jugadores lo odiaban.

La teoría de la Posición de Máxima Oportunidad de Charles Hughes puede haber parecido buena para Barker, pero para mediocampistas talentosos como Mickey Thomas, Sammy McIlroy y Mark Chamberlain, el nuevo Las tácticas estaban lejos de ser ideales. El cambio de estilo de Barker fue un desastre absoluto.En el momento de su Energybet bonos de apuestas deportivas despido en diciembre de 1983, solo un equipo abismal de Lobos estaba debajo de Stoke en la mesa. Con solo dos victorias en 17 partidos, el experimento de Barker parecía haber condenado a Stoke City al descenso.

El asistente de Barker, Bill Asprey, fue designado como cuidador. Asprey había jugado más de 300 juegos para el club y se movió rápidamente para llevar a Alan Hudson de regreso a Victoria Ground, una decisión inspirada que ayudaría a Stoke a lograr una gran fuga. Con ocho victorias entre enero y abril, Asprey parecía estar llevando al club a la seguridad. Aun así, Stoke todavía necesitaba ganar sus dos últimos partidos para mantenerse en pie.Derrotaron a Luton Town en su penúltimo encuentro y Paul Maguire anotó los cuatro en una fácil victoria por 4-0 sobre Wolves en el Energybet último día de la temporada para asegurar una notable supervivencia.

A veces, el impulso de mantenerse en pie puede continuar con la próxima campaña, pero definitivamente este no fue el caso de Stoke. Con el club reportado en cerca de £ 500,000 en deuda, ocho jugadores se fueron. Asprey, que había sido recompensado con un contrato de dos años al final de la temporada anterior, ahora tenía un escuadrón que no tenía nada que ver.

Había algunos jugadores experimentados en el club, como como el portero Peter Fox, el defensor George Berry, el mediocampista Robbie James y Hudson y McIlroy.Sin embargo, lo preocupante es que el personal de juego tenía varios jóvenes, entre ellos Steve Bould (que tenía 21 años al inicio de 1984-85), Chris Maskery (19), Carl Saunders (19), Ian Painter (19) y Phil Heath ( 19). Incluso el extremo Mark Chamberlain, quien había sido Energybet coronado por Inglaterra, solo tenía 22 años. Fue una gran pregunta en el duro y listo mundo del fútbol inglés en la década de 1980.

Lo último que necesitaba Asprey era una crisis de lesiones pero su escuadrón fue abatido por un virus de gripe al comienzo de la temporada. Stoke ya había perdido con Luton y luego con Aston Villa, un accesorio en el que Asprey tenía cinco adolescentes, por lo que, cuando el virus comenzó a barrer a través de la escuadra, se mostraron Energybet bonos reacios a cumplir su próximo partido contra Sheffield Wednesday.En retrospectiva, fue bueno que jugaran el juego, ya que le dio a Stoke una de sus tres victorias durante la temporada. Facebook Twitter Pinterest Sammy McIlroy anota para Stoke contra Sheffield Wednesday en su primera de las tres victorias de la liga. Fotografía: Neal Simpson / EMPICS Sport

Poco sabían los fanáticos de Stoke que saben que tendrían que esperar 117 días para obtener otra victoria.De hecho, tendrían que esperar quince días para ver a su equipo jugar nuevamente debido a la gravedad del virus de la gripe. “Cuando todo terminó, fue como Energybet comenzar la pretemporada de nuevo”, dijo Asprey cuando se cancelaron los partidos contra QPR y Norwich.

Stoke extendió su racha invicta de la liga a la friolera de tres partidos con empates. contra Leicester y Norwich, pero una derrota por 4-0 en el Arsenal restauró la nueva normalidad. “Stoke debió haber deseado que se hubieran quedado en la cama”, escribió Simon O’Hagan en el Times. “Los prospectos de Stoke ya se ven sombríos”.

Siguieron dos sorteos más – una remontada de dos goles contra Sunderland y un empate 1-1 en Nottingham Forest – y Asprey parecía optimista sobre el futuro. “Esa fue la primera vez que presentamos a un equipo sin cambios y se mostró”. Pero cualquier esperanza pronto se desvaneció.

Salir de la Copa de la Liga a manos de la Tercera División de Rotherham fue vergonzoso, pero el hecho de que la prensa No lo vio como un volumen de radios de choque.Era apropiado que el ganador fuera un gol en propia puerta de Bould. La debacle de Rotherham fue la primera de 10 derrotas consecutivas.

Las derrotas siguieron llegando. Un revés de 2-0 en West Brom les dejó cinco puntos a la deriva en la parte inferior de la tabla a mediados de noviembre; Everton llegó a la ciudad y los venció 4-0, con el ex jugador de Stoke, Adrian Heath, Energybet colocándose una abrazadera; QPR “creó suficientes oportunidades para haber alcanzado cifras dobles” para usar las palabras de Clive White en el Times; y la carrera perdedora de diez partidos se concluyó frente a solo 7,925 fanáticos cuando Ipswich ganó 2-0 en Victoria Ground.

Un punto en Chelsea detuvo la podredumbre, pero Stoke volvió a perder en Hillsborough. antes de producir un rendimiento improbable en casa para perseguir el título del Manchester United en el Boxing Day.Observado por una gran cantidad de 21,013, Stoke ganó 2-1 gracias a los goles de Painter y Saunders.

Si Asprey hubiera esperado que este fuera el comienzo de una gran escapada, entonces los siguientes dos juegos ponen fin rápidamente a esta idea. Una derrota de 2-0 en casa ante el QPR fue seguida por una paliza de 4-0 en Coventry, en la que el portero de 17 años de edad, Stuart Roberts, sufrió un tiempo tórrido.

Después de tratar de mantener a todos Las placas giraban y se ordenó a Asprey que descansara debido al “agotamiento físico y mental”. Sus roles de manager, entrenador y scout eran simplemente demasiado.La carga de trabajo, combinada con el peligroso estado de su escuadrón y las finanzas del club, inclinó a Asprey sobre el borde. “Administrar un Energybet equipo de fútbol con dificultades no es la vida glamorosa que a veces se construye para ser”, escribió Alan Thompson en el Express. “Y mis mejores deseos, Bill”. Fue un mensaje sincero y sincero. Desafortunadamente, solo había problemas para el asediado jefe de Stoke.

Asprey regresó para presenciar la salida de Stoke de la Copa FA en una repetición contra Luton, y volvió a la acción con una mano del frío británico. Después de un empate sin goles en Leicester el 12 de enero, el sombrío invierno significó que Stoke no volvió a jugar hasta el 2 de febrero.

La reanudación de la acción comenzó otra carrera sin victorias.Hudson fue expulsado en una derrota por 1-0 en el Sunderland; Barry Siddall, el quinto guardameta de la temporada en el club, tomó un golpe aéreo completo cuando intentó despejar sus líneas contra el Tottenham y permitió que el ex jugador del Stoke Garth Crooks anotara el ganador; solo 6,885 fanáticos vieron a Stoke ganar un punto contra West Brom, un partido en el que Bertschin fue expulsado; Chris Maskery sufrió una fractura en la nariz y una conmoción cerebral mientras Stoke esperaba un empate sin goles en Southampton. Y luego vino la migaja de comodidad más Energybet pequeña que se pueda imaginar: Steve Parkin anotó el primer gol de la liga de Stoke en 750 minutos contra el Nottingham Forest, pero aún perdieron el juego 4-1. Facebook Twitter Pinterest Las rondas de Garth Crooks son las ganadoras de los Spurs contra Stoke City mientras Steve Bould lo ve sin poder hacer nada.Fotografía: Neal Simpson / EMPICS Sport

Durante el partido por el Bosque, muchas de las 7.453 almas resistentes que se separaron de su dinero para ver otra derrota de Stoke expresaron su desaprobación hacia el presidente Frank Edwards y el resto del consejo. Naturalmente, Asprey dejó el club primero, pero la presión de la terrible situación afectó a Edwards. En junio, murió de un ataque cardíaco a los 66 años.

El tiempo de Asprey en el club casi había terminado, pero no antes de un último hurra. Una victoria de 2-0 en casa contra el Arsenal le dio a los fanáticos de Stoke algo que animar, aunque el partido que se muestra en el Partido del Día no fue un gran anuncio para el juego británico. Con solo 7,371 fanáticos presentes, los goles de Painter y Dyson le dieron a Stoke su tercera y última victoria de liga de la temporada en un baño de barro de un lanzamiento.

El final estaba cerca, sin embargo.Después de un martilleo de 5-0 en Old Trafford y una derrota de 4-0 en casa ante Luton, el tiempo de Asprey se estaba acabando. Inicialmente suspendido por la junta por “eventos dentro y fuera del campo”, había muy pocas posibilidades de un retorno. El divorcio fue un asunto desordenado.Asprey se sintió muy decepcionado, acusó a la junta de convertirlo en un chivo expiatorio y dijo que la tensión del trabajo había estado a punto de quebrantar su propia salud.

Asprey también tuvo palabras de crítica para su asistente, Tony Lacey. El hombre nombrado gerente hasta el final de la temporada. “Es indicativo de la falta de realismo de la junta directiva que Tony Lacey ha sido nombrado cuidador”, dijo. “Muchas cosas han estado sucediendo a mis espaldas”. Por encima de todo, estaba convencido de que, dadas las circunstancias, nadie más, incluido Brian Clough, podría haberlo hecho mejor.

Lacey intentó jugar en la siguiente fila, diciendo: “En las próximas semanas tendremos que devolver algo de orgullo al club y darles a nuestros seguidores esperanza para la próxima temporada”. Es más fácil decirlo que hacerlo.Si Lacey quería el trabajo a tiempo completo, los ocho partidos que tenía a su cargo no hicieron nada para ayudar a su causa.

Ya no nos molestan más “, fue el canto de la terraza que se informó en el Times. durante la derrota por 2-0 ante el Everton, cuando los fanáticos de Stoke recurrieron al humor para hacerles frente. Pero tal vez solo estaban siendo honestos. Solo 4,597 fanáticos pasaron por los torniquetes para su próximo partido, una derrota por 3-2 ante Norwich, la peor asistencia en el Victoria Ground desde la guerra. Stoke perdió todos los ocho partidos de Lacey como manager ya que, por segunda vez en la temporada, fueron 10 partidos consecutivos sin ganar un punto.

Desde el 13 de octubre y relegado en marzo, las estadísticas de la temporada son asombrosas.Solo tres victorias, 31 derrotas, 17 puntos, 24 goles marcados con 91 recibidos, ninguna victoria fuera de casa, seis goles en la liga en sus viajes y un máximo anotador en Ian Painter que anotó solo seis goles, y cuatro de ellos fueron penalizaciones. Cosas aterradoras.

De alguna manera, el club evitó caer a través de las divisiones. Sandy Clubb sucedió a Edwards como presidente y, con la ayuda de Mick Mills, Stoke terminó décimo en la Segunda División. Después de los horrores de 1984-85, fue una temporada de consolidación muy necesaria. A los fanáticos del fútbol a menudo les gusta un gemido, pero a veces debes estar agradecido por lo que tienes. Siempre hay alguien peor que tú, pero trata de decírselo a cualquier persona asociada con Stoke en 1984-85.